sábado, enero 30, 2010

Política: Propuestas - 1ª Parte

EDUCACIÓN

Creo que la Educación debe ser el eje central del próximo gobierno... es tan cierto ahora como lo fue para el gobierno anterior.

Si bien la Concertación aumentó el gasto en Educación, creo que se está fallando en lo central que es en mejorar la calidad y no los recursos de la educación.

Estudié en un Colegio Particular, el Liceo Manuel Arriarán Barros de la Comuna de la Cisterna o Don Bosco de la Cisterna, que entiendo que actualmente tiene un régimen Particular-Subvencionado. Si bien era un buen Colegio, perteneciente a la Congregación Salesiana (Católico), no se trataba de un Colegio de Excelencia, pero era el mejor que podían pagar mis padres (apenas) y me dio las herramientas suficientes para llegar a la Universidad, algo que, tratándose de un Colegio Científico-Humanista, es el único fin que puede perseguir la institución.

Mi conocimiento del funcionamiento de los Colegio Públicos no es acabado. Proviene del hecho de que mi Madre fue profesora en uno de ellos por más de 30 años. En base a mi limitada comprensión del sistema educacional chileno, siento que hay una serie de políticas educacionales públicas que agravan las diferencias entre la calidad de la Educación Pública y la Educación Privada:

Ingreso a la Universidad: Obviamente este no es, ni puede ser el norte de toda la Educación, hay distintos intereses y necesidades que satisfacer, pero ingresar a la Universidad desde un Colegio Público no debiera ser tan complicado como resulta serlo. Dejando de lado algunos casos especiales como el Instituto Nacional (que a mi me parece que es exitoso por ser selectivo, no por tener una metodología superior al resto), la mayoría de los alumnos de Colegios Públicos llegan a la P.S.U. sin haber tenido una buena preparación para dicho examen.

viernes, enero 29, 2010

Common People

Iba hace unos días en el auto cuando escuché uno de los covers má delirantes de los que tenga conocimiento... William Shatner cantando "Common People".

"Common People" es una canción del grupo Pulp y apareció en 1995 en el disco "Different Class"

Averiguando un poco más supe que el cover era del año 2004 y encontré un video de una actuación de Shatner en el programa de Jay Leno donde interpreta la Canción.

martes, enero 26, 2010

NANO STERN: "Necesito una Canción"

El pasado fin de semana (Viernes 22 a Domingo 24 de Enero), se realizó el Festival del Hueso de Olmué. No le presté demasiada atención, pero me interesó la presentación conjunta de Nano Stern, Camila Moreno y Manuel García. Si no ubican a ninguno de ellos les recomiendo que los busquen en google e ingresen a sus respectivos sitios de MySpace, porque todos tienen propuestas bastante interesantes.

Al que menos conozco del trio es a Nano Stern, de hecho hice un pequeño descubrimiento... la canción "Necesito una Canción", que pertenece al segundo disco del cantante: "Voy y Vuelvo" de 2007.

Aquí les dejo el video de la canción:



Y la Letra:

lunes, enero 25, 2010

Política - 3ª Parte

Continúo con el 2º numeral iniciado en el mensaje anterior...

El PRSD ha tenido un comportamiento patético.

Parto aclarando que mi comprensión del funcionamiento y pensamiento político del PRSD es inexistente. Sinceramente no entiendo que significa ser un Radical Social Demócrata y qué tipo de pensamiento político une a sus militantes.

El Partido Radical Social Demócrata o PRSD, es un partido pequeño y da la impresión de que querían que el 5º Presidente de la Concertación fuera de su partido, en razón de una lógica simplista de "ahora nos toca a nosotros", que es un poco irrisoria. El pequeño porcentaje de votos con que cuentan y el limitado número de parlamentarios que militan en su partido les ha permitido negociar cuotas de poder en los Gobiernos de la Concertación, pero jamás han tenido poder para golpear la mesa.

No es mi intención ningunear al PRSD porque claramente el accionar de los últimos días no representa el pensamiento de todo el partido, pero se trata de un síntoma claro de una enfermedad mayor que afecta a la coalición en su totalidad... el cuoteo.

Uno quisiera que la meritocracia fuese el factor decisivo para la formación de los equipos políticos de gobierno, pero no lo es y difícilmente llegue a serlo. De afuera pareciera que hay una pugna constante en cuanto a quien ejerce cuál cargo que hasta cierto punto es mezquina y ridícula. Si el Ministro del Interior es de tal o cual partido, ¿se afecta el ejercicio del poder? No. Al menos eso creo, porque se trata de un cargo de confianza del Presidente y se ejerce conforme a sus instrucciones directas, lo que puede variar es la percepción pública del ejercicio del cargo y por tanto se afecta la popularidad de determinado partido, el único efecto práctico es que del ejercicio de dichos cargos surgen figuras políticas que posteriormente pueden aspirar a candidaturas presidenciales. Ahora, si el objetivo es que la coalición gobierne, en teoría debiera dar lo mismo de cuál partido provengan los nombres que ejercen el poder, pero no es así y las sucesivas disputas y envidias que se van generando causan un espectáculo penoso y patético que en buena medida justifica el creciente número de personas que manifiesta desprecio hacia la política.

¿Qué pasó? acaso el PRSD quiso castigar el desaire que le hizo el resto de la coalición con la "primaria" en la que participó su actual presidente (al que se suma otro penoso incidente, con los insultos que Escalona le dirigió a Gómez), o peor aún, ¿quiso el PRSD adquirir protagonismo y peso político inclinando la balanza de poder del Parlamento?. Creo que hay un poco de ambos, el PRSD no tendrá peso específico como oposición a un Gobierno de Derecha, pero tiene bastante poder de negociación al formar junto al PRI, un grupo de parlamentarios que pueden inclinar a favor de uno u otro bloque la balanza del poder legislativo. ¿Quiere acaso el PRSD ser un mercenario legislativo, o aliarse con el ganador a fin de conservar una cuota de poder en el gobierno? (¿y tal vez negociar algún Ministro del nuevo Presidente?).

domingo, enero 24, 2010

Política - 2ª parte.

Las expresiones más claras de los vicios de la Concertación se han mostrado si muchos complejos en los últimos meses...

1.- Personalismos: Un grupo de diputados y senadores electos, renunciaron a sus militancias políicas y fomaron mini bancadas dentro del parlamento, negociando sus votos con las grandes coaliciones políticas. Algo que me parece altamente cuestionable.

Dado el gran número de diputados y senadores, pensar que cada uno de ellos es elegido con una fuerte convicción del electorado en sus aptitudes y cualidades personales es simplemente demasiado ególatra como para merecer algún respeto (de mi parte). Es bastante frecuente que llegado el día de la votación, uno vote por fulano de tal, no porque tenga una firme convicción en sus capacidades, sino porque pertenece a un determinado partido político. El simple hecho de pertenecer a cierto partido político le indica a uno que dicha persona opina de determinada foma respecto de determinados temas y que por tanto dicho pensamiento cercano o lejano al propio, significará determinado comportamiento político

Cuando uno vota debiera tener presente la gobernabilidad del país, si vota por el candidato de Derecha o Izquierda para presidente, debiera votar en consecuencia por la misma tendencia política para los cargos menores, esto facilita que el liderazgo del Presidente se ejerza sin un contrapeso inmovilizador en el Congreso (donde tampoco es bueno que no haya contrapeso alguno).

Piense usted lo estúpido que sería elegir a Sebastián Piñera como Presidente y no votar por los candidatos de UDI y RN para el Congreso... en la práctica tendrían un Presidente que no podría obtener la aprobación de los proyectos de ley que hagan posible concretar las propuestas que hizo como candidato. Elegir un político basándose en su carisma o falta de él es una idiotez, una idiotez patéticamente frecuente que deja de lado su capacidad de liderazgo y de dar gobernabilidad al país.

Un Señador o Diputado es elegido en un porcentaje significativo, en razón de pertenecer a una colación política, el sentarse en la cámara y negar sostenidamente el propio voto para los proyectos de la colación que lo eligió, es una irresponsabilidad, una negación del funcionamiento básico de la política. Pertenecer a un partido político es complicado porque implica la obligatoriedad de obedecer instrucciones que bien pueden significar hacer cosas con las que no se está de acuerdo, pero la comprensión de este requisito sine qua non de la militancia política es esencial para el funcionamiento de la democracia.

No se puede militar en un partido político y desobedecer las instrucciones de la coalición, ni se puede llegar a un cargo político en razón de dicha militancia y luego abandonarla por objeciones de conciencia o inmadurez personal. Los Partidos Políticos ordenan el gobierno, les guste o no y es mejor un Gobierno ordenado que ser irreflexibamente consecuente.

2.- Marco Enríquez-Ominami y el PRSD: Claramente hubo demasiados resentidos con las "primarias" de la Concertación. Como dije antes, el único candidato posible era Frei, pero eso no parece ser una buena justificación para ahogar a la disidencia sin darle derecho a pataleo. Era arriesgado hacer una primaria con todas las de la ley, como la que hubo entre Lagos y Andrés Saldivar, porque Frei podía perder.

Hay demasiadas cosas que estan mal aquí:

Por un lado tenemos un partido (la DC), que busca imponer un candidato extorsionando a la coalición. De afuera se ve como si basicamente la DC hubiese amenazado con abandonar la Concertación si el próximo candidato no era DC. Se ve realmente difícil que con Lagos o Miguel Insulza como candidatos, la DC hubiese mantenido su apoyo, o que éste no hubiese significado un mayor desmembramiento del partido. Haya sido por un tema fáctico, uno maquiavélico o por pura desesperación, se bloquearon el resto de las candidaturas en post de presentar una insatisfactoria, pero más unitaria o menos desmembratoria (como se prefiera), generando muchísimo ruido interno.

Marco Enriquez-Ominami decidió postularse igualmente, a pesar de no tener el apoyo de la coalición o de su partido, generando un subconjunto de hechos preocupantes:

  • El número de descontentos que decidieron apoyar una candidatura caciquista, sin miramientos a la gobernabilidad del país. ¿Se imaginan que Enríquez-Ominami hubiese sido elegido? por más que contara con un porcentaje de votos, carecía absolutamente de una estructura política de apoyo... ¿qué partidos políticos hubiesen apoyado sus proyectos legislativos?, ¿de qué manera hubiese podido ordenar el funcionamiento del país?. Marco Enríquez-Ominami me parece del peor tipo de políticos que pueden existir, del tipo que deja que la vanidad y el orgullo lo dominen y que privilegia ambiciones personales por sobre el bienestar general. En general me ha parecido un desubicado desde que entró en la arena política y la más clara expresión de esa obstinación fue su visita a Bolivia a negociar un acceso al mar para Bolivia, una negociación que no está  dentro de los atributos de un diputado y que involucra un postura discrepante en un tipo de asunto donde hay que tener una postura unitaria y transversal (No importa si es en un sentido u otro, pero todos deben remar para el mismo lado en temas de soberanía).
  • La atomización del Partido Socialista, donde hay un grupo más cercano al viejo Socialismo revolucionario, cercanos a Hugo Chávez y que añoran el gobierno de la UP... pensandolo mejor, el PS parece una suma de contradicciones donde no se entiende qué mantiene unido al partido más allá que la idea de lo que representa, idea que parece variar dramáticamente de un militante a otro. Es cosa de ver que dos presidentes socialistas ejercieron gobiernos de Centro Izquierda con base en el sistema económico Neoliberal... eso es como ser Católico-Comunista o ganar el sueldo mínimo y apoyar a la UDI, cuesta entender a esa gente (que existe), y ver como andan por la vida sin que les explote la cabeza.
  • Cuesta entender el número de personas que apoyaron públicamente a Marco Enríquez-Ominami y luego decidieron apoyar la candidatura de Sebastián Piñera. Si se paran a pensarlo detenidamente, por descontentos que estén con la Concertación, las personas que tomaron esta ruta votaron por una persona que difiere diametralmente con los planteamientos de quien era su político de elección. Tienen por una parte un candidato que propone girar el gobierno más hacia la izquierda, una política económica más socialista, alzas de impuestos a las clases privilegiadas, respaldo de ideas liberales en temas valóricos, etc. y ante su derrota en primera vuelta, en vez de votar por un candidato que sigue algunos de esos planteamientos en un tono más moderado, votan por el candidato que propugna lo contrario. Sinceramente... si hay una razón para que Eríquez-Ominami se haya postulado, es porque el sector más de izquierda del partido Socialista estaba disconfome con una serie de gobiernos marcadamente de Centro-Izquierda de la Concertación, votar por el Candidato de la Derecha no tiene lógica política, es un voto visceral.


Nota: Por su extensión he decidido dividir este artículo en varias partes. Mañana publicaré la 3ª de ellas.




Leer 1ª parte

sábado, enero 23, 2010

Política - 1ª parte.

Como sabrán los chilenos y algunos extranjeros que se interesen por las noticias internacionales, el pasado 17 de Enero elegimos presidente y el ganador de la elección fue Sebastián Piñera, que no era mi candidato.

Traté de no opinar de inmediato, para darme tiempo de reflexionar un poco y opinar más calmadamente, evitando reaccionar con odiosidad hacia la legítima alegría de los partidarios de Piñera y afortunadamente creo que lo conseguí.

Cuando entré a la Universidad tenía la idea de integrarme a algún movimiento político, por tradición familiar y la influencia que esta tuvo en mi postura política, me orientaba hacia partidos políticos de Izquierda, pero senti una rápida decepción de su accionar desde la mera posición de observador del desarrollo político partidario en la Universidad... pasados algunos meses me olvidé del tema y llegué sólo a conversar o discutir de política con algunos compañeros, adoptando una postura muy crítica que solía irritar a varios de ellos.

En la elección pasada, donde Michelle Bachelet fue elegida, estaban en plena discusión los numerosos escándalos relativos a Chiledeportes y el desvío de recursos a campañas políticas, así como pemanecía en la retina el tema de los sobresueldos, todos ellos indicativos de una administración pública que cada vez guardaba menos respeto por la gente y parecía haber perdido la vergüenza por la apropiación de fondos públicos. En mi caso más que el robo, me indignaba lo burdo que era... parecía que se había tornado tan cotidiano que ni siquiera se hacían grandes esfuerzos por ocultarlo. En mi opinión se requería alternancia en el poder, al menos para que aquellos que tenían un cómodo lugar en la administración pública fuesen reemplazados y los nuevos jefes hicieran la del hortelano (hasta que a su vez entraran estos en confianza).

A pesar de lo anterior, voté por Bachelet y se vino uno de los peores desastres de la Administración Pública de toda la historia de la Concertación, el Transantiago. Si bien Sergio Espejo se llevó buena parte de la culpa en el desastre del Transantiago, mi opinión es que el responsable fue Ricardo Lagos. Ricardo Lagos es una figura política que genera fuertes reacciones en mi país y en mi caso, un fuerte apoyo, al punto que hice el esfuerzo de inscribirme para poder votar por él en la elección de 1999. Me parece claro que hubo una fuerte presión política por echar a andar el Transantiago a tiempo para la elección de 2005, de modo de tener una fuerte inversión en obras públicas que estimulara la votación por el continuismo, una fuerte presión que desoyó cualquier voz (como la de Germán Correa), de que la implementación del Transantiago no era posible en el plazo impuesto. Mi apreciación personal, dada la salida de un asesor de reconocida trayectoria y el cargo asumido por un político bastante joven, es que Lagos presionó hasta encontrar a alguien que aceptara hacerse cargo del proyecto dentro del plazo impuesto, con la concecuencias que he comentado en este mismo Blog.

Si bien el Gobierno de Michelle Bachelet tuvo que hacerse cargo del Transantiago, salvo Chiledeportes, donde finalmente el cargo llegó a una persona idónea, no hubo grandes escándalos políticos, hubo errores y negligencias, pero no un escándalo con marcados tintes dolosos... mi gran objeción es que también se hizo algo similar al transantiago, aunque de menor escala, para asegurar el continuismo... la red de Estadios Bicentenario y más específicamente la remodelación del Estadio Nacional, a la cual se le impuso como fecha límite de entrega el 3 de Marzo de 2010, una semana antes de la entrega del mando.

Hace varios años había conversado con mis amigos que el único candidato posible para esta última elección era Eduardo Frei Ruiz-Tagle. La Concertación más que una alianza política fraterna, es una coalición de partidos políticos con fuertes dicrepancias internas, unidos por la voluntad de no cederle el gobierno a la Derecha. Algo que suele apreciarse, sobre todo a nivel universitario donde hay un microcosmos político, es que la izquierda tiende a atomizarse mientras que la derecha tiene un fuerte sentido de orden partidario, donde sus integrantes tienden a cerrar filas de forma ordenada. En la izquierda es muy marcada la tendencia a los personalismos políticos y la fragmentación basada en discrepancias sobre qué hacer y cómo hacerlo.

Eduardo Frei no era la mejor opción como candidato para esta elección, en 1994 fue electo sin sobresaltos, (es más, si se le suma a su votación la que obtuvieron candidatos como Manfred Max-Neff, el bloque ciudadano que apoyaba con mayor o menor convicción a la Concertación, rondaba el 60% del electorado), pero en esta elección Frei era candidato por descarte. La sucesión de dos gobiernos encabezados por figuras del Partido Socialista generó que el bloque más conservador de la Democracia Cristiana fracturara a un partido que de ser el más grande del país, pasó a ser el segundo bloque en la Concertación y quedar por detrás de la representatividad de la UDI (el partido más grande de la derecha, que en mi opinión es el análogo más parecido que tiene Chile al Partido Republicano de los EUA), si el Candidato de esta elección no era de la DC, seguramente la Concertación dejaría de existir.

Hubo muchos errores en la campaña de la Concertación. Dejando de lado el manejo político interno que se presta para demasiados juegos de adivinanzas, hace bastante tiempo que me viene irritando el hecho de que se responda a las objeciones que plantea la Derecha a "x" número de temas con la misma respuesta: "que ellos formaron parte del gobieno militar y por tanto no tienen derecho a opinar". No creo que la Derecha tenga razón en todos sus planteamientos, simplemente opino que es de un infantilismo imperdonable responder de esa forma a las objeciones que se le hagan a la Concertación. Si tienen hermanos, alguna vez les habrá pasado que ustedes o ellos hicieron algo que tal vez us padres habían prohibido y no fueron castigados, lo que generó la respuesta "¿y cómo a él/ella, sí lo/la dejan?".

Las opiniones, razonamientos, planteamientos, etc. tiene o no valor por mérito propio y no debieran evaluarse únicamente en razón de la fuente de la que emanan... rechazar a priori cualquier sugerencia o restarle mérito sin ofrecer una respuesta racional y elaborada que justifique la adopción de un comportamiento distinto, es un comportamiento injustificable, especialmente para el Gobierno de un país.

Llamar a la gente a votar en contra de la candidatura de oposición sólo porque es la candidatura de oposición es un reduccionismo político injustificable, carente de autocrítica y propuestas que motiven la fe del electorado (no hay que engañarse mucho, la política como la religión, tiene mucho de ese componente).

Nota: Este artículo ha resultado ser mucho más extenso de lo que tenía presupuestado, así que he decidido fraccionarlo. Mañana aparecerá la segunda parte.